martes, 2 de marzo de 2010

Heavy Rain, una película interactiva

Por Luz Quiñonero


Éste es un tema que quería abordar y no encuentro mejor momento para hacerlo que ahora que acaba de salir Heavy Rain.
Se trata de un videojuego que nos propone ser protagonistas de lo que casi puede considerarse una película. Muchos habremos leído novelas de “busca tu aventura”, en los que decides entre varias opciones al acabar el capítulo y te envían a diferentes páginas para continuar. En videojuegos ya hemos visto algunos similares, el más sonado su predecesor: “Farenheit”, de la misma compañía.
En este caso nos encontramos con una historia tipo thriller donde controlamos a varios protagonistas que rodean un caso de asesinatos en serie: un padre preocupado por su hijo, un agente del FBI, un investigador privado y una chica; y otros personajes menores. Lo que hace destacar a este videojuego es su gran narración pseudo-cinematográfica. Dentro de cada escena uno puede controlar su personaje y “cambiar de cámara” para facilitar la jugabilidad, y esto se combina con vídeos interactivos donde cada pulsación y movimiento del mando (generalmente coherentes con la acción) tiene su repercusión. Todo lo que hagamos o dejemos de hacer tiene consecuencias en la historia, y en ningún caso se detiene ocurra lo que ocurra a los personajes. The show must go on.
Desglosando un poco la historia, nos encontramos con recursos de ritmo tipo argumental muy normales: violencia, acción, sexo (light)... Pero sin duda lo que otorga mayor ritmo al juego es que tú mismo puedes imprimirle ritmo: adelantar acontecimientos o alargar charlas depende de ti.
Visualmente apreciamos todos los planos habidos y por haber, enfoques selectivos combinados con profundidad de campo, claves altas y bajas según la escena, angulaciones, cambios rápidos de cámara en las escenas de acción (hasta las decisiones con el mando son más complicadas mientras se mueven por la pantalla) y secuencias más detenidas en otras situaciones... un sinfín de recursos. Hay ocasiones en las que la imagen se divide para mostrarnos varios eventos simultáneos a la vez, y consiguen generar una tensión especial. Quizá los gráficos algo desfasados en ciertos casos como el movimiento de los cuerpos te sacan un poco de contexto, pero cualquiera que no lo juegue y solamente lo vea podría estar contemplando la miniserie del momento. La banda sonora contribuye genialmente y el doblaje es un poco variopinto pero bastante bueno.
¿Acaso estemos contemplando un nuevo género en el cine, híbrido de videojuego? Me gustaría imaginarlo en pantalla grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario